Año: 2020

4 súper-trucos para mejorar el SEO

4 súper-trucos para mejorar el SEO

Seguro que ya has oído hablar del famoso SEO. Si todavía no tienes del todo claro qué es exactamente, te lo explicamos aquí antes de comenzar con los 4 súper-trucos para mejorar el SEO.

Entonces… ¿Qué es SEO?

SEO (Search Engine Optimization) realmente es cualquier actividad que intente mejorar tu posicionamiento en buscadores, como por ejemplo Google. El objetivo del SEO es que los usuarios que busquen ciertas palabras o frases, te encuentren a ti antes que a tus competidores. 

¿Por qué debería preocuparte? Porque sabemos que el 89% de los usuarios usan buscadores antes de realizar una compra y también porque el buen posicionamiento orgánico es la manera más eficiente para establecer tu negocio a largo plazo y mejorar la visibilidad de tu marca. 

“No hay mejor sitio para esconder un cadáver que la segunda página de los resultados de Google.”

¿Cómo funciona el famoso algoritmo?

SEO, afortunadamente no es magia negra y tampoco es una lotería de navidad. Es un algoritmo que analiza todas las páginas web metódicamente, mirando el código y opinando sobre ellas, basándose en los siguientes criterios: 

  • cuánto tráfico tiene la web
  • cuánto tiempo la gente pasa en ella
  • cuántas páginas visita el usuario dentro la web
  • la cantidad y calidad de los enlaces internos y externos 
  • cantidad y calidad de contenido (recuerda: mejor contenido siempre supera a más contenido)
  • si el sitio web es seguro (https)
  • cuanto tiempo tarda en cargar (Page Speed)
  • si el sitio web es responsive y funciona bien en todos los dispositivos
  • palabras claves y su relevancia (en los títulos, cabeceras, párrafos, imágenes…)
  • y aproximadamente 200 cosas más de los que no sabemos y probablemente nunca sabremos 

¿Cómo se hace SEO?

Hacer SEO es hacer todo lo que podamos para que Google nos vea y nos valore de la mejor manera posible, según los criterios mencionados. El objetivo no es ser #1 en todo. El objetivo es encontrar un equilibrio entre lo que busca tu cliente ideal y tu posicionamiento


¡Ya vienen! Los 5 trucos para optimizar tu sitio web, para tener una estrategia digital sostenible y asegurarte de que estás visible para los que te buscan, sin tener que invertir una fortuna en anuncios:

1. Haz tus tareas primero: Keyword Research

También en SEO es importante no empezar la casa por el tejado. Antes de volverte loco con los H1, tienes que tener claro qué palabras claves vas a trabajar. Eso no debería depender de tu gusto y tampoco de tu intuición. Hay varias herramientas gratuitas que pueden ayudarte a construir una buena lista de keywords:

  • Google Trends: comprueba si lo que tu piensas que la gente busca realmente es lo que la gente busca (normalmente no lo es) (https://trends.google.com/trends/
  • Sistrix o Semrush: comprueba aparte de los volúmenes de búsqueda, los niveles de competencia (son de pago pero ofrecen un trial gratuito)
  • Inspírate con Moz Explorer (https://moz.com/explorer
  • Google mismo: haz una búsqueda de los keywords que te parecen interesantes y fijate que en el Autofill – ¿qué frases te propone el mismo Google cuando empiezas a teclear tu palabra clave? – Es un gran indicador y generador de ideas. 

2. No te olvides de los long-tail keywords

Las palabras claves no siempre tienen que ser palabras únicas. De hecho, es importante que incluyas conjuntos de dos, tres o incluso cuatro palabras en tu lista de keywords. ¿Por qué? Las palabras claves simples como por ejemplo ‘tomate’ tienen un volumen de búsqueda muy alto pero también mucha competencia. Eso significa que va a ser más difícil posicionarse. Búsquedas más especificas como por ejemplo ‘cuando plantar tomates’ o ‘porque mis tomates se vuelven amarillos’ tienen menos volumen pero ofrecen la posibilidad de posicionarse más fácilmente y adicionalmente, la gente que está realmente dispuesta a comprar, suele buscar frases concretas. Dependiendo de lo que vendas, encuentra tus huecos (te aseguramos que los hay, no importa si vendes energía, hormigón prefabricado, sofás o camisetas artesanales). 

Short-tail = palabras claves generales con mucha competencia y poca conversión (“jabón artesanal”)

Long-tail = palabras claves más específicas con menor volumen de búsqueda pero mayor conversión (“dónde comprar jabón artesanal en oviedo”)

“Hoy en día, no se trata de captar el tráfico, se trata de captar el tráfico relevante.”

3. Mejora tu SEO Onpage

¿On…qué? SEO Onpage es el SEO dentro de tu página web. Por ejemplo el URL, tus metadescripciones, títulos (H1, H2, H3), palabras claves dentro del contenido escrito, tags de las imágenes… Una de las maneras más fáciles de mejorar tu SEO Onpage es mejorar tu URL y la meta descripción. Si estás trabajando con WordPress, puedes hacerlo con el Plugin Yoast SEO. 

Necesitas un URL simple y que aporte algo a tu SEO. Tu dominio es importante y debería tener algo que ver con lo que haces. El título de tu sitio web debe ser el nombre de tu negocio o marca. La descripción de tu sitio web debe ser entre 155 y 160 caracteres y tiene que resumir qué es lo que haces. Intenta incluir en tu descripción al menos dos palabras clave. Si cumples esos requisitos, en 5 minutos lograste mejorar el SEO.

4. Mejora tu Link Juice

Si, ¡el jugo de los enlaces! Google entiende los enlaces externos como una señal de credibilidad. Intenta tener Links dentro de tu web que apunten a páginas de interés y de calidad. Lo ideal sería que también otras páginas web apunten a la tuya para mejorar el SEO más rapido. 

¿Cómo hacerlo si estás empezando desde cero? 

  • Empieza por tus propias webs y redes sociales añadiendo enlaces a tu web. 
  • Piensa si puedes incluir tu web en directorios y asociaciones (CreativeGuild, Sortlist, Github, Medium, Foros, El Tenedor…)
  • Artículos de blog en los que puedas aparecer o conectar con otros sitios web 
  • Interactúa con otros sitios web en comentarios
  • Escribe un artículo para alguien (Guest Blogging) 

Después de todo esto no olvides medir tus resultados con Google Analytics y Google Search Console. Lo que no se mide, no mejora. Y recuerda: Es mucho más fácil duplicar tu negocio duplicando tu tasa de conversión que duplicando tu tráfico. Por eso asegurate que en vez de captar a ‘todo el mundo’ que esté por allí, centres tus esfuerzos en captar los usuarios que realmente conviertan.

A nosotros el SEO nos encanta, ya que es una estrategia sostenible de ayudar a crecer a cualquier negocio. Ofrecemos el servicio de SEO Setup para las páginas que empiezan desde cero y también una suscripción mensual para mantenerte a flote. Recuerda que los resultados de SEO no pueden ser visibles al día siguiente, por lo tanto necesitas una estrategia a largo plazo, paciencia y consistencia en lo que haces con tu contenido. SEO es como un huerto, va poco a poco, pero cuando da los resultados esperados, es lo mejor del mundo. Si quieres saber más sobre cómo mejorar el SEO, ¡escríbenos! 

¿Cuánto cuesta hacer un video?

¿Cuánto cuesta hacer un video?

En todos estos años trabajando en torno a la producción audiovisual “cuánto cuesta un video profesional” es, sin duda, una de las preguntas recurrentes de muchos de nuestros clientes. Si bien es cierto que en los tiempos que corren todos hemos hecho pequeños videos con nuestro teléfono, dar el salto a un video “profesional” puede suscitar muchos interrogantes. Obviamente la tipología del video influye, no es lo mismo el video de una boda que un videoclip que un video para una empresa. Es precisamente sobre estos últimos sobre los que trataremos de arrojar un poco de luz en lo que a precios se refiere.

Quiero un video. Pero, ¿para qué?

Antes de contestar a la pregunta central de cuánto cuesta un video, quiero formularte la siguiente cuestión: ¿Para qué quieres el video? Para determinar el precio de un video es clave poder responder a esto puesto que, en función de la expectativas que hayas puesto en la pieza audiovisual, el precio podrá parecerte mejor o peor.

Lo que está claro es que todas las personas, empresas, asociaciones, etc. necesitamos comunicarnos y también esta fuera de toda duda que el formato video consigue unos resultados extraordinarios frente a otras vías de comunicación. En este escenario, la pregunta es: ¿cuánto quieres invertir en la calidad de tu comunicación?. Tan lícito es la frescura de algo “home made” (con unos mínimos) como piezas más trabajadas tanto en lo creativo como en lo técnico. No quiero que interpretes esto como que estoy tirando piedras contra nuestro propio tejado pero si creo que es bueno hacerte reflexionar sobre por qué necesitas un video profesional en lugar de uno hecho con tu movil. Y nada mejor para darte respuesta que explicarte todas las variables que forman parte de un video profesional y hacen que los resultados sean, eso, profesionales.

Entonces, ¿cuánto cuesta un video?

En fin, vamos al lío… Desde una “story” de Instagram hasta un video corporativo o un pequeño cortometraje contando alguna historia, una de las primeras variables que influyen en el precio de un video es la duración del mismo. Obviamente no es lo mismo hacer una pieza de 15 segundos que de 15 minutos, si bien es cierto que a veces la creatividad de las piezas cortas exige mucha más imaginación que un guión de un video más largo. Y esto me lleva a la segunda de las variables importantes, “la creatividad“.

El qué y el cómo se paga, y esta decisión conduce en muchas ocasiones al éxito o fracaso de la pieza. Luego, te recomendamos que dejes en manos de tu proveedor de videos la creatividad de la pieza pero ten en cuenta que incrementará el precio. A partir de aquí entran a jugar otro tipo de factores más técnicos: ¿necesitamos grabar imágenes propias o podemos utilizar imágenes de librería?, ¿cuántas cámaras necesitas?, ¿qué tipo de cámaras?, ¿necesitamos aparecer hablando en el video o preferimos contratar a un locutor que grabe una voz en off?…

Cuando una empresa opta por contratar a un profesional para llevar a cabo un video debe tener en cuenta que nuestra obligación como productores audiovisuales es ofrecer al cliente unos estándares de calidad que incluyan todas esas partidas mencionadas anteriormente y me quiero detener aquí especialmente en la creatividad. El lenguaje audiovisual, como cualquier otro, tiene sus códigos, trucos y maneras de llegar a su interlocutor y en este sentido es muy importante que te dejes guiar por la experiencia del propio productor. Es cierto que nadie conoce tu negocio como tú y por eso es crucial hacer un buen “briefing” previo que responda, entre otras, a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué quiero enseñar/vender/trasnmitir?
  • ¿Qué tono voy a utiliza? ¿Prefieres algo más formal o quizá funcione mejor un tono más desenfadado?
  • ¿A que canal/es va dirigido el video? ¿Cuál es la audiencia objetiva de tu producto o servicio?

Después de responder a estas preguntas está resuelta la parte más importante entre productor y cliente. Ahora es nuestro turno para proponer las ideas tanto creativas como técnicas que más se ajusten a lo que nos pide el cliente (storytelling, localizaciones, cámaras, formato de la pieza…) y desde luego junto a todas ellas, el coste que tienen.

Hablando en plata…

Personalmente a nosotros nos gusta trabajar con diferentes rangos de precio y que sea el cliente el que finalmente determine el “qué” y el “cuánto”. Por eso y basándonos en nuestra zona geográfica (Norte de España), a modo orientativo podríamos decir que los siguientes precios están dentro de lo razonable según el mismo mercado:

  • Piezas cortas para redes (15-30 segundos) entre 300 y 500€ en función del tiempo de grabación que necesitemos, grafismos, locuciones, etc.
Video para redes de Sunthalpy, la casa solar que funciona sin sol.
  • Videos de comunicación de empresa (1-3 min) entre 700 y 1200€ influyendo igualmente los medios técnicos, tiempos de grabación y la dirección creativa de la pieza.
Video para Oquendo #TodoEmpiezaConUnCafé
  • Videos para campañas online (multiformato) (pieza de 1 min + pieza de 20 seg + adaptaciones verticales) entre 1000 y 2000€, también podríamos incluir en este rango los videos corporativos, videos de proyectos…
Video para el proyecto CAMIDECOL (Caracterización de las mieles y defensa del colmenar)
  • Campaña completa de video (pieza central + varios teasers + stories) habría que pensar en un presupuesto desde 3000€ en adelante. Son campañas que exigen mucho trabajo de creatividad y preproducción junto a los departamentos de marketing de las empresas y que por lo general conlleva la participación de muchos más medios tanto técnicos como humanos.
Pieza Central de la campaña del Ayuntamiento de Oviedo: Seguramente Oviedo

Obviamente y como te puedes imaginar todo lo que implique creatividad no es una ciencia exacta y habrá quizá profesionales que estos números les parezcan caros y otros que crean lo contrario. También hay muchos otros factores que pueden hacer variar estos precios pero hemos querido dar una orientación de las cifras que normalmente se manejan, sobretodo en el sector publicitario que es en el que mayor presencia tenemos.

Esperamos de corazón haber dado un par de pinceladas sobre cuanto cuesta un video a todos aquellos que os estéis planteando hacer una comunicación más profesional y en cualquier caso os animo a que nos escribáis sin ningún tipo de compromiso para poder responder juntos a todas estas preguntas que mencionamos en este artículo.

Why art does not have to be good

Why art does not have to be good

We live in a world where we are obsessed with doing things ‘the right way’. Probably, no matter where you are, you think you were supposed to get further. I know that there’s a little voice in your head, an echo of your younger self, expecting you to have been “more than this” by now. I know that it seems like you have so far to go, and that’s exactly because you do.

However, no matter what kind of things are you making, it is essential to remember that the only thing that really matters is the making itself. A friend of Vincent van Gogh explained to him the beautiful essence of artistic creation:

What the world thought made little difference. Rembrandt had to paint. Whether he painted well or badly didn’t matter: painting was the stuff that held him together as a man. The chief value of art, Vincent, lies in the expression it gives to the artist. Rembrandt fulfilled what he knew to be his life purpose; that justified him. Even if his work had been worthless, he would have been a thousand times more successful than if he had put down his desire and become the richest man in Amsterdam.

Doesn’t that sound really good to you? The fact that Rembrandt’s work brings joy to the whole world today, is entirely gratuitous. His life was complete and successful when he died, even though he was hounded into his grave. The book of life closed then, and it was a beautifully wrought volume. The quality of his perseverance and loyalty to his idea is what was important, not the quality of his work.

Abraham Maslow also put it clearly: A musician must make music, an artist must paint, a poet must write, if he is to be ultimately at peace with himself. What a man can be, he must be.

The people who you admire — or really, the people you should admire — are the ones who have spent decades building a body of work and legacy to outlive them.

They weren’t worried about how good things looked on the surface. They weren’t afraid of side gigs or incurring other people’s judgements. They didn’t expect everything they worked on to be a magnum opus.

They got up each day and they did the work. The key to their success was not rushing to “make it,” but in slowly becoming the people who deserved a lifetime of success.

Don’t feel pressured to rush your own artistic journey. Maybe right now is not the time for the shining highlight reel. Right now is the time for grit. Right now is the time that you stop before you lift the drink and ask what feeling am I trying not to feel right now? Right now is the time that you ask yourself where your interests, skills and current demand intersect, and figure out what you can commit yourself to doing for the rest of your life.

To go wrong in one’s own way is better than to go right in someone else’s.– Fyodor Dostoyevsky

Right now is the time that you figure out what your self-sabotaging habits are and figure out how to change them. Right now is the time that you push yourself, minute by minute and day by day. Now is not the time for glory and completeness. Now is the time for sweat and brutal honesty.

This is the time that you worry more about what you’re learning than what you’re earning. This is the time that you recognize when you’re in a dead-end anything, and this is the time that you turn around before you spend the rest of your life there.

Your dream doesn’t have an expiration date. Take a deep breath and try again. And remember, you are not lost. You are here.

Why ‘Follow Your Passion’ Is The Worst Advice Ever

Why ‘Follow Your Passion’ Is The Worst Advice Ever

The term “Follow your passion” has increased ninefold in English books since 1990. “Find something you love to do and you’ll never have to work a day in your life” is another college-counseling standby of unknown provenance. Despite of those wise words, you find yourself being 25, 35 or 45 years old and you still haven’t found your passion? You cannot possibly be alone in this.

What are the consequences of this wave of passion-craziness? Well, we got to a point where we really believe that if you do something that feels like work, it means you don’t love it and got it wrong.

Here comes the breaking truth:

Passions are not ‘found’. They are developed.

Your passion isn’t out there, waiting to be discovered. It’s not a mysterious force that will — when found — remove all obstacles from your path.


A wise man told me once: It’s really hard to do what you love, but it’s quite easy to love what you do. As long as you put enough effort, heart and dedication into your work, you will improve in whatever it is that you are doing. When you improve, you automatically start enjoying what you do a little bit more, feeling progress and growth.


On the other hand, there is nothing wrong with admitting that all of us need jobs in order to pay our bills. Your job is not supposed to be your life. It’s okay to get up in the morning and do what you have to do in order to enjoy yourself in the afternoon and on weekends. Life is about people that are close, life is about stuff you love like dancing, reading and cooking. Life is about doing those things without the urge to monetize them. Life is about doing some good to others, sharing and caring, contributing and deciding where to invest your precious time. It’s about having a picnic with wine, cheese and walnuts while watching the sunset without worrying about all the possible future disasters.


I have lately heard another phrase that struck me a lot: I think you are wasting your potential. It was a conversation about my career and professional choices and then I thought: My potential for what? What about my pontential for happiness? My potential for becoming a good human being? My potential for being a balanced and fulfilled person?


It’s all about choices. Adam J. Kurtz, author of Things Are What You Make of Them has rewritten the maxim for modern creatives: “Do what you love and you’ll work super fucking hard all the time with no separation or any boundaries and also take everything extremely personally.” Which, aside from being relatable to anyone who has tried to make money from something they truly care about, speaks to an underrepresented truth: those with passion careers can have just as much career anxiety as those who clock in and out of the mindless daily grind.


Instead of waiting for a shooting star to bring you the idea of what your passion is and where is it hiding, maybe we could accept the fact that it is okay, and perhaps just human, to have a job that feels like actual work and effort from time to time.


We wrote a similar piece on Why We Should Stop Turning Hobbies Into Jobs, if you liked this one, you might enjoy it as well!

Pregúntanos
Hola, ¿Podemos ayudarte?